18 de diciembre de 2010

Lee "Los galgos grises", mi libro de viajes

Hace unos años, escribí un libro, Los galgos grises, en el que contaba fragmentos de un viaje de tres meses que realicé por Estados Unidos. Una crónica amena, divertida y con enjundia (me decía uno de los Jurados del Premio Grandes Viajeros 2000 que porfió por que mi libro fuera el ganador de la edición de aquel año). En Los galgos grises hay muchos autobuses Greyhound, mucha cerveza Budweiser (bien servida y mejor bebida) y, sobre todo, pasión viajera por ese gran país -así lo pienso- que es Estados Unidos.

En aquellos tres meses, recorrí a bordo de los Greyound más de treinta mil millas. En Los galgos grises cuento parte de mis andanzas -no todas: soy, era, así- por Boston, NY, Washington, Baltimore, Miami, Saint Louis, Nueva Orleans, Cleveland, Memphis, Pittsburgh, o la Pennsylvania de los amish, por ejemplo. Pero no hablo, o apenas menciono, Vermont, toda la Florida,  Kansas y Arkansas, Kentucky, las dos Virginias y las dos Carolinas, Tennessee... Once años después de terminar el libro, no recuerdo porqué lo hice así. Supongo que tendría buenas razones. 

El libro quedó muy finalista del certamen: tanto, que estuvo encima de la mesa de un par de editoriales y hubo un contrato de edición rechazado por el editor en el proverbial último minuto. Un buen día, hace dos o tres meses, pensé, tras una discusión con amigos sobre porqué la gente pirateaba también libros, que mis Galgos podrían correr for free en esos canódromos tan modernos que todo el mundo tiene ahora. E-readers, Ipads, tabletas, etecés. Así que lo recuperé de su carpeta, le sacudí el polvo -siempre hay alguna errata-, y lo lancé al mundo alojado en este blog, donde publicaré semanalmente un capítulo y -lo mejor de todo- lo encontrarás colgado en formato pdf y epub, para que te lo leas de un tirón. Y si además te gusta, misión cumplida. 

Enjoy it. Súbete a los galgos y deja que conduzca por ti.