Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Nueva York, Albalá, Gran Vía

Me regala mi amiga Gema la revista Port y la hojeo saltándome a Julian Schnabel, mirando las horas de los relojes que anuncia, oteando lo que dicen sobre el viajar algunas personas que conozco y buscando mi reflejo en las fachadas de un Nueva York que, a esta hora del atardecer, está muy cerca del valle de Albalá. Miguel se llevará una bolsa repleta de libros y revistas en las que manda -y de qué manera- la revolución rusa, su historia, sus consecuencias. En ella hay libros de Trosky y tomos que cuentan la II Guerra Mundial desde el lado soviético. Todo, amarillento: donde lo cuentan y lo que cuentan. El desapego que siento por el papel no es nuevo, pero tampoco definitivo: me pongo las gafas sobre el cráneo y miro cada ventana de cada edificio de Nueva York de los 80 y los 90 de Port y asiento cuando me dice que "la nostalgia es peligrosa. No ganamos nada volviendo a una ciudad más oscura, sucia y peligrosa (...)" Claro que sí: la nostalgia es peligrosa, y sí ganamos, much…

Entradas más recientes

Tener el brazo largo

8 vents

Una entrevista a Frank McCourt

Mil Razones Para Viajar, en el programa "La Ruta del Viajero"